Qué es una doula?

 

La doula es una mujer que acompaña a otra en el camino a la maternidad. La figura de la doula es nueva, occidental y predominantemente urbana. Esto se debe a la necesidad de muchas mujeres que no tienen un círculo de amistades o familiar cercano que pueda sostenerlas en un proceso tan internamente revolucionario como es el de convertirse en madre.

 

Se podría decir que la función de la doula es la de acompañar a una familia en su viaje a la maternidad y paternidad, visibilizando sus necesidades.

 

Por eso, dar apoyo psicológico, emocional e información para que la mujer sienta que lleva las riendas de ese momento sexual, puede hacer que su experiencia sea mucho más enriquecedora.

 

Aunque la figura de la doula se asocia sobre todo al parto (ya sea en casa o en el hospital), no hay que olvidar que muchas veces, desde mi punto de vista como madre y doula, es sobre todo en el postparto cuando se hace más necesario el acompañamiento. Si todo va bien, la crianza es como una luna de miel en la familia con el nuevo ser. Cuando no es así, la doula puede hacer que el paso a ser padres a través del acompañamiento sin juicio, información en crianza y lacatancia, y su experiencia como madre, les ayude enormemente.

 

Las doulas no reemplazamos en ningún momento la figura de una matrona o médico, pero tenemos conocimientos sobre fisiología del embarazo, parto y puerperio, de puericultura, lactancia, educación prenatal...

 

Estudios científicos han demostrado que el apoyo emocional que aporta la doula, se traduce en resultados sobre el desarrollo del parto tan importantes como los siguientes:

  • reducción de las tasa de cesáreas en un 50%.
  • reducción de la duración del trabajo de parto en un 25%.
  • reducción de las peticiones de epidural en un 60%.
  • reducción de un 30% en el uso de analgesia.
  • reducción de un 40% en el empleo de fórceps.

 

Durante el post-parto, las mujeres que contaron con el apoyo de una doula 6 semanas después del parto:

  • mostraron menos ansiedad y depresión post-parto.
  • mostraron mayor confianza con su bebé.
  • mayor satisfacción (un 71% de casos frente al 30% de los casos estudiados que no contaron con la presencia de una doula).
  • mayor probabilidad de una lactancia exitosa (52% frente a 29%).

(Datos recogidos del estudio: A Doula Makes the Difference por Nugent, publicado en Mothering Magazine, March-April 1998).

 

Si quieres saber más sobre doulas en Navarra, visita la página web de nuestra asociación.

¿Qué ofrezco?

 

Además de doula soy profesora de yoga, masajista de shiatsu, madre, guía turística, socióloga... así que  ofrezco todas estas herramientas que se hayan en mí para tu acompañamiento. ¿Cómo?

 

A la carta. No te ofrezco un pack. El pack lo creas tú según tus necesidades. Entiendo además que las necesidades pueden cambiar a lo largo del embarazo y puedes sentir al principio que necesitas mucho acompañamiento y luego verte fuerte para seguir caminando sola. O al revés. Lo importante es que me sientas disponible, que no te sientas sola. Que te sientas comprendida, escuchada, mirada y mimada.

 

- Clases particulares de yoga prenatal a tu medida. Tú eliges el ritmo y la duración. Te propondré una tabla según tus necesidades en cada trimestre, según tus dolencias físicas, o mentales... siempre con el doble objetivo de 1. escuchar y conectar con tu cuerpo que va a prepararse para parir y 2. conectar con tu bebé que va a nacer.

 

- Sesiones de shiatsu prenatal y shiatsu postparto. El shiatsu se basa en la medicina tradicional china que tiene un gran desarrollo en ginecología y nos da muchas claves para entender nuestros cuerpos de mujer. El shiatsu es un masaje muy amoroso y maternal, que hace que la madre se relaje mucho y pueda conectar con su bebé. En casos de bebé de nalgas, o cuando la inducción es una amenaza para que el parto se produzca, el shiatsu ayuda a que la mamá se relaje, a conectar con el bebé y bajar la energía de la cabeza al cuerpo, dejar que el neocortex descanse para que el cuerpo haga su trabajo.

También es muy recomendable en el postparto sobre todo si hay ansiedad o depresión... o problemas con la lactancia, y un largo etc de posibilidades que pueden aparecer. Si estás en la cuarentena voy a tu casa y si ya pasaste la cuarentena puedes venir a mi consulta. Sola o con tu bebé. Me adapto a lo que necesites.

 

- Desvelar los miedos para abrazarlos. El miedo al parto nos viene de muy lejos... miedo al dolor, a la muerte, al abandono... en el embarazo se activan muchos de estos miedos y se hace necesario trabajarlos antes del parto para que cuando llegue el momento los podamos ver, abrazar y dejar ir para que todo fluya. Este trabajo se hace en pareja, ya que en el momento del parto las emociones se contagian y es importante que el padre, si le va a acompañar a la madre, tenga trabajados también sus miedos.

 

- Trabajo de pareja. Durante el embarazo pueden activarse temas en la pareja que no eran visibles y que en este momento de máxima sensibilidad salen a flote. Podemos mirar a otro lado, o podemos hacer una sesión de pareja para colocar al hombre y a la mujer en su lugar para que no haya reproches, incomunicación ni distancia emocional. El parto es un momento sexual muy potente en el que las mismas hormonas que se desprenden en el acto amoroso de la concepción, vuelven a aparecer con fuerza. Es una penetración inversa. Por eso es importante que la pareja esté unida para recibir al nuevo ser que nace en amor y armonía.

 

- Acompañamiento perinatal. Acompaño tanto en el embarazo, como en el parto y en la cuarentena informando a la pareja de los cambios que se están sucediendo, en las dudas que puedan ir surgiendo, en su plan de parto, dándoles todo tipo de recursos audiovisuales, de lectura, grupos de apoyo, etc.