Taller vivencial: nuestra menopausia

Una de las cosas que más me ha llamado la atención leyendo y escuchando sobre la menopausia, es la cantidad de menopausias que existen. Tantas como mujeres. Cada mujer somos únicas en cuanto a las experiencias que vivimos, el contexto cultural que nos rodea, la autopercepción que tenemos, el miedo al envejecimiento, etc. Y eso va a influir mucho en cómo vivamos la menopausia.

 

 

 

La perimenopausia o climaterio, ese periodo de la mediana edad denominado por la medicina tradicional china como segunda primavera, es una transición única para plantearnos cómo queremos envejecer. Es un momento vital en el que nuestras hormonas, nuestro cuerpo, nuestra psique transitan por un terreno retrospectivo, donde hacer balance de la situación es prácticamente inevitable. ¿Qué quiero en mi vida? ¿Qué quiero para mí? ¿qué quiero dejar al mundo? Y para reflexionar, es necesario parar. Sentirnos. Tener un espacio y un tiempo propios. Así es como podemos vernos de frente, mirando hacia atrás (pasado) y hacia delante (futuro) al mismo tiempo. Y ser honestas, amorosas y humildes con nosotras mismas requiere coraje en esta cultura de la culpa y el arrepentimiento en la que vivimos.

 

 

 

En el climaterio no sólo se da un cambio hormonal, sino también del sistema nervioso que afecta todo nuestro ser. Es una revolución como lo fue la menarquía en la adolescencia. Con la diferencia que en la adolescencia no teníamos muy bien definida la identidad y la buscábamos fuera. En cambio en el climaterio la identidad ya está construida y la búsqueda es interna.

 

 

 

Sería interesante crear rituales para transitar este paso de mujer joven a mujer madura. Celebrarlo con tus amigas y mujeres de la familia invitándolas a cenar, o a pasar un fin de semana en la naturaleza, donde podemos sentir la ciclicidad. En algunas culturas sólo se considera mujer sabia o mujer medicina si has transitado por la menopausia. Para ellas es un honor y desconocen los síntomas que en occidente llamamos típicos de la menopausia. De hecho, existen 120 síntomas catalogados. Y yo me pregunto ¿acaso no serán más bien signos de envejecimiento naturales del cuerpo que no queremos enfrentar en esta sociedad donde la juventud, la fertilidad y la belleza son los pilares básicos de muchas mujeres? ¿vivo la menopausia y el envejecimiento como una actualización del cuerpo o como una limitación? ¿sigo con el mismo ritmo de vida que tenía a los 30?

 

 

 

Hay una imagen que me gusta mucho porque resume muy bien lo que es la menopausia para mí: la mujer árbol. En la juventud echa raíces en la tierra y en la segunda primavera, los brazos se expanden como ramas hacia el cielo dando cobijo a quien se arrima, surgiendo en ella el arquetipo de la madre universal.