Chi Kung de la Mujer

 

 

Un taller de trabajo corporal dirigido a todas las mujeres de cualquier edad que buscan su bienestar físico y emocional, y que quieren regular el equilibrio hormonal.

 

Saldremos de la mirada externa del cómo me ven, a una mirada más profunda del cómo me siento en mi cuerpo. Desde ahí me re-conocozco y visibilizo mis necesidades.

 

 

Practicando Chi Kung de forma regular, conseguí conectar con mi naturaleza femenina; mis pechos, mi útero, mi columna vertebral... además de equilibrar mi agua y fuego interiores.

 

Particularmente, me gusta mucho la imagen de la mujer árbol que se emplea en Chi Kung, donde se refleja en las raíces la primera etapa de la mujer creativa cuyos frutos se materializan en la tierra en forma de criaturas o proyectos. Y la segunda etapa (tras el climaterio) la mujer expande sus ramas hacia el cielo, cobijando en su sabiduría sus creaciones más existenciales.

 

 

¿QUÉ ES EL CHI KUNG?

 

Chi kung significa literalmente, trabajo (Kung, Gong) de la energía (Chi, Ki, Qi), el arte de la salud. Es una técnica milenaria de trabajo corporal cuyo objetivo es equilibrar las emociones, tener un cuerpo más vital y alargar la vida. Es una rama de la Medicina Tradicional China, que ha sido transmitida entre las monjas taoístas durante siglos.

 

Enfatiza la vida ordenada y regular. Las rutinas y técnicas se enfocan en la activación y el equilibrio de los órganos internos y meridianos según la Medicina Tradicional China. Las formas o técnicas se realizan de pie (postura de la amazona) o sentada (postura de la reina).

 

La mente y la intención se dirige hacia el interior del cuerpo, formando una unidad cuerpo-mente. Y la respiración se coordina con los movimientos para conseguir el propósito de salud de la forma.

 

En China, su país de origen, el Chi Kung es una terapia curativa incluida en el sistema público sanitario.

 

 

 

¿EN QUÉ CONSISTE ESPECÍFICAMENTE EL CHI KUNG DE LA MUJER?

 

El Chi kung de la mujer es un trabajo específico del sistema endocrino y órganos reproductores femeninos para que la energía fluya libremente por el cuerpo de la mujer, creando bienestar, y equilibrio físico y emocional.

 

Es una meditación de autoamor dirigido a aquellas mujeres de cualquier edad que quieran habitar sus cuerpos de forma consciente. Aprenderemos una visión más positiva y constructiva de vivir nuestros cambios hormonales, energéticos y emocionales, además de adquirir herramientas sencillas para hacer en casa. Practicando Chi Kung de forma regular, conseguirás ponerte en contacto con tu cuerpo de mujer; tus pechos, útero, columna, suelo pélvico, tu agüita y tu fuego.

 

A través de ejercicios suaves y profundos consigue:

 

 

Flexibilizar y fortalecer la columna vertebral facilitando el riego cerebral.

Regular los grandes ciclos de la mujer: la menstruación, fecundidad y menopausia a través del trabajo en todos los sistemas; sobre todo el nervioso, reproductivo y endocrino.

 

 

Liberar emociones reprimidas brindando calma emocional y fuerza espiritual.

 

Fortalecer nuestro campo energético y aumentar nuestra sensibilidad.


 

 

Ayuda a habitarnos en todas las etapas de la vida de las mujeres:

 

 

la energía de la mujer roja:

 

Durante nuestra vida reproductiva, nos ayuda a regular las reglas, a relajar el útero, sentir bien el cuerpo estimulando y activando la energía y la sangre, mejora la fecundidad, previene de mastitis durante la maternidad, reduce las secuelas de la operación de cáncer de mama, etc.

 la energía de la mujer blanca:

 

El Chi Kung también trabaja la energía de la peri-menopausia o climaterio, ya que regula las hormonas, la sangre y la energía. Su práctica hace que se reduzcan las molestias típicas de esta transición como los sofocos, el insomnio, los cambios de humor, sequedad urovaginal, falta de líbido, etc.


Imparte:

 

Amaia Ariztegi, socióloga especializada en investigación y formación del poder femenino.

 

Practicante de yoga desde 1994 y profesora de hatha yoga desde 2007, yoga prenatal desde el año 2012, de yoga terapéutico hormonal desde el año 2014  y practicante de chi kung de la mujer desde el año 2011 de la mano de Raymonde Mayer.

"El Chi Kung de la Mujer es una herramienta corporal meditativa que me sirve para estar centrada y elevar mi vibración... ¡y mi líbido!"

¿Te gustaría conocer el chi kung de la mujer y sentir sus beneficios?

 

Te propongo 2 formas distintas de aprenderlo fácilmente:

 

 

Puede ser entre semana o intensivos de fin de semana. Consulta las fechas en el calendario.

 

* En estos momentos y debido al coronavirus, quedan aplazadas todas las fechas programadas para esta modalidad.

 

Si eres de las personas que prefiere aprender a tu ritmo, en la tranquilidad de casa, en tus ratos libres, a cualquier hora, esta modalidad podría encajarte.

 

Puedes empezar cuando quieras. Y en un solo pago, tienes todo el material ¡para siempre!

 


 

 

Qué cambios han sentido las mujeres:

 

 


"El fin de semana fue intenso, pero el lunes yo estaba con una vitalidad increible, alegre, incansable, mi cabeza funcionaba mejor que nunca, (hasta mi vientre funcionaba mejor que nunca!!)..." S.A.

 

 

 

"... nos comentó 3 ejercicios que venía bien hacer 7 días antes más o menos de tener la regla, los he estado haciendo, y con esto y el curso he tenido la mejor regla de mi vida. Algo de cansancio, me sentía hinchada, pero no he tenido absolutamente ningún dolor. Normalmente no tengo mucho dolor, pero los dos primeros días y el rato antes de que me baje sí que tengo rayadas y me duelen las lumbares, y esta vez nada de nada. Está genial. Desde luego voy a seguir practicando y cuando se ponga fecha para la segunda sesión me apunto de cabeza!!" J.P.

"...Tampoco he notado en mi vientre unos dolores y sensaciones desagradables que vengo notando desde abril aproximadamente (...) cada vez que me despierto por la mañana.

Energéticamente me siento mejor, te pondré un ejemplo. He llegado hace una hora de trabajar, he comido, y normalmente me siento en el sofá y me estoy allí muuuucho rato, demasiado tiempo, me cuesta arrancar, bueno, pues hoy, comer, 10 minutos como mucho, y ya estoy que necesito ponerme a hacer cosas, lo que sea.... Esto es un cambio grande para mí. Estoy bastante sorprendida por esto, porque antes hubiera necesitado una grúa para moverme, y sin embargo hoy casi no he estado en el sofá. Asombroso.

También la emoción de la tristeza y dolor que me embarga desde hace un mes y medio aproximadamente (...) no la he notado este fin de semana y tampoco hoy lunes. Normalmente la siento muy clara, es muy física, como si las tripas se me encogieran con tanto dolor y tristeza por el duelo que estoy viviendo. Esto cambia radicalmente mi vida diaria, porque a la mínima me pongo a llorar, estoy muy sensible muy frágil, y ahora la sensación que noto es de alegria, aunque de fondo sigo notando algo de ese dolor-tristeza, pero no me obstaculiza para mi vida diaria." R.T.


Atención: Los campos marcados con * son obligatorios.