Quién soy?

Muy joven, antes incluso de empezr la licenciatura de Sociología y Ciencias Poíticas, comencé la práctica del yoga. A través de ella empecé a habitar mi cuerpo, a ser consciente de él a través de la observación y la respiración.

 

Tan joven empecé que no le dí más importancia y abandoné la práctica al mudarme a Berlín. Hasta que se cruzó Júpiter por 4ª vez en mi vida (vaya, con 28 años), para darme cuenta de que los errores se pueden cometer muchas veces, que no sólo por cometerlos aprendes, hay que interiorizarlos. Así que volví a la base, al cuerpo. Fue entonces cuando comencé a estudiar Shiatsu y Yoga. En el último curso de shiatsu, ya en Barcelona, mi vientre fue habitado por mi hijo.

 

A partir del embarazo, parto y postparto empecé a sintonizar con mi cuerpo femenino. Y me dí cuenta de que aunque las mujeres habíamos conseguido muchas libertades políticas y sociales, aún estaba dentro de nosotras la semilla del patriarcado. Y esa semilla, para mí, se traduce en no aceptar y valorar nuestros ciclos femeninos: la menstruación, el parto y la menopausia. Como por ejemplo los dolores menstruales, pánico al parto y no aceptación de los cambios de nuestro cuerpo en la menopausia. Mi intención, pues, es la de darle la vuelta y no sólo aceptarlos, sino empoderarnos y conocernos a través de ellos usándolos en la vida diaria a nuestro favor.

 

Y para ello pongo a disposición las herramientas que he ido aprendiendo a lo largo de mi camino; el shiatsu zen, el yoga, la reflexología podal y el acompañamiento en la maternidad como doula.